LEC_MEXICO | Reflexión de un Compliance Officer en México
10532
single,single-post,postid-10532,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Reflexión de un Compliance Officer en México

¡Una excelente noticia para los profesionales en ética y cumplimiento!

A propósito del inicio del 2017, permítanme narrarles una experiencia educativa que tuve la oportunidad de vivir en 2016.

Me enteré por Fernando Cevallos hace un par de años que tenía la idea de abrir un “Diplomado y certificación internacional en ética y cumplimiento corporativo” en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM).

Durante ese tiempo se estuvo preparando el programa y ya cuando por fin supe que se iba a iniciar, me inundó una sensación entre emoción y ansiedad. Emoción, porque me sentí feliz de que la actividad de los profesionales de cumplimiento recibiera un plus de reconocimiento; y ansiedad, porque la primera pregunta que pasó por mi mente fue: ¿cuándo empieza? Porque la decisión ya estaba tomada: de alguna forma debía estar ahí e impulsar también a mi equipo para adquirir esta formación especializada en una institución educativa de prestigio como lo es el Tecnológico de Monterrey.

Hoy, después de 96 horas de aprendizaje, -que se pasaron muy rápido por el horario en el que se impartió-, con orgullo les comento que formo parte de la primera generación del Diplomado y certificación internacional en ética y cumplimiento corporativo y que además del Diplomado y después de una rigurosa evaluación, obtuve también la certificación por LEC, la cual tendrá una duración de dos años.

Se preguntarán que, ¿por qué es una excelente noticia? Bueno, pues porque es la primera vez que se tiene acceso a un programa de esta naturaleza, impartido en una institución de prestigio y sin salir de México.

Créanme que ha sido una experiencia muy grata la dinámica de aprendizaje al mismo tiempo de la convivencia con un grupo de colegas de otras carreras y especialidades, con el propósito común de formarse y/o especializarse como un profesional de cumplimiento.

Incluso, el Tecnológico ofrece como parte del programa de Diplomado un servicio de alimentos en el descanso, por lo que este descanso propiciaba también la convivencia entre los integrantes del grupo e incluso con otros grupos que estaban cursando algún otro programa.

A nivel internacional, han existido esfuerzos importantes para darle la importancia debida a un profesional de cumplimiento dentro de una institución o empresa. Este auge ya se ha ido permeando a los países latinoamericanos y paulatinamente se está viendo la necesidad de contar al interior de las instituciones o empresas, con una persona dedicada al cumplimiento, con la finalidad de prevenir riesgos y ser al mismo tiempo un agente de cambio que permita impulsar gradualmente la cultura ética en la entidad para la que preste sus servicios.

Ahora los profesionales de cumplimiento pueden tener una fuente a la cual acudir para especializarse o bien, para quienes no han recibido o trabajado en estas áreas, será sin duda el lugar en el que podrán adquirir esta formación.

Los instructores cuentan con gran experiencia, aunado a la participación de expositores internacionales que vinieron a México a compartir sus experiencias, enriqueciendo el programa.

Lo mejor de todo es que, sin duda, éste es el inicio de una sólida profesionalización para esta carrera de cumplimiento, en la que ya se podrá tener la certeza de hacerla con el respaldo del Tecnológico de Monterrey y la certificación internacional de LEC.

La ceremonia de graduación estuvo muy solemne y bonita, por lo que fue el final feliz de esta experiencia.

Por cierto, el 23 de febrero de 2017 iniciará la segunda generación. Les recomiendo ampliamente el programa por lo que no pierdan la oportunidad de estudiarlo.

Concluyo, deseando a todos los lectores de LEC, ¡éxitos en el 2017!

*Autora: Luz María Pineda Lucy