LEC_MEXICO | Las Palabras vs. La Esencia de las Políticas
10534
single,single-post,postid-10534,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Las Palabras vs. La Esencia de las Políticas

En los últimos años, se ha demostrado que el enfoque de riesgo que tiene Compliance dentro de las empresas no debe limitarse únicamente a ciertas áreas, como las administrativas,  las de ventas y compras sino también a las áreas de tecnología de la Información  y de Investigación y Desarrollo.

Como cualquier empleado de una empresa, los ingenieros son gente creativa que en algunas ocasiones interpretan las especificaciones técnicas de sus clientes a su manera  con la finalidad de encontrar las soluciones más eficaces que implique menores costos para las empresas, sin embargo lo anterior es  muy arriesgado en relación a los valores y códigos de conducta de la empresa, ya que ocasionaría lagunas legales debido a que los niveles gerenciales no están comunicando de manera oportuna  la esencia y los límites de  las normas y políticas de las empresa a sus empleados, lo cual ocasionaría  que estos trabajaran en contra de la visión de la empresa originando un riesgo en la sostenibilidad y la seguridad legal de la empresa

Steve Jobs mencionó en alguna ocasión, que  Apple era una empresa disciplinada, lo cual, probablemente parece sorprendente, debido a que todos relacionamos a esta compañía  más por sus creatividad que por su disciplina. Sin embargo la disciplina es un valor muy importante para las empresas, por lo que la Alta Dirección tiene la tarea de decidir cuál es el riesgo que la empresa está dispuesta a asumir. Es claro que la palabra negocio siempre significa riesgo. La decisión no está basada en asumir o no el riesgo, si no el nivel que estás dispuesto asumir.

Durante los entrenamientos del área de Compliance se presentan las normas y los procesos de la empresa, lo cual no siempre origina entusiasmo en la audiencia. Esto como proceso puede frenar a los empleados e incluir un alto grado de burocracia. Para asegurar que los empleados no cumplan únicamente con lo escrito en las normas si no que realmente cumplan con la esencia de estas, el responsable de Compliance, debe presentar durante estos entrenamientos las consecuencias del control no adecuado, lo cual incluirá sanciones legales, listas negras o clientes insatisfechos.

1978: Brabham Alfa Romeo BT46, 3.0L, Flat 12, 520hp @ 12000rpm, diseñado por Gordon Murray

1978: Brabham Alfa Romeo BT46, 3.0L, Flat 12, 520hp @ 12000rpm, diseñado por Gordon Murray

Con un Segundo lugar en Argentina y un tercero en Brasil, el equipo de Brabham Alfa Romeo tuvo un buen inicio en el campeonato de la Formula Uno en 1978, pero desafortunadamente tuvieron problemas técnicos en las dos siguientes carreras. El equipo estaba consciente que su auto en general era competitivo, pero que poseía una pequeña brecha  con el auto más rápido y un problema con la confiabilidad. Una situación desafiante ya que tenían que enfocarse en dos problemas al mismo tiempo. Posteriormente en medio de la temporada, en el Grand Prix de Suecia, incluyeron un ventilador trasero en el motor. Esto oficialmente para incrementar el enfriamiento del motor, pero con efectos secundarios para generar niveles relevantes de la fuerza sobre una superficie de la carrocería que por su forma en el flujo de aire se empuja hacia abajo para crear efectos en el piso y aceleración. Gracias a esto, el piloto Niki Lauda pudo ganar el primer Gran Premio de la temporada.

Antes de la competencia del domingo, los oficiales recibieron la primera protesta por parte de los otros equipos; y para evitar descalificaciones en las siguientes competencias, el equipo había decidido no utilizar esta tecnología de nueva cuenta. Debido a que removieron el ventilador, nunca se hizo una investigación oficial o se tomó una decisión si la tecnología iba en contra o no de la reglas.

Desde un claro punto de vista, el equipo de  Brabham, no violó las normas, debido a que estas no habían sido definidas en su momento.  Desde el enfoque de Compliance es diferente, “si una práctica es legal no significa que sea ética.” Esto no solo por ser ético por su cuenta, pero similar a un juego de ajedrez, una acción puede causar una acción en contra. Esto no sería únicamente para el competidor, cliente o proveedor sino también para los accionistas, vecinos directos, el entorno y la sociedad en general.

 

Fuente: